¡Sabor a miel!

Como la gran mayoría de los caballeros gustan de un preludio sexual que incluya una felación bien ejecutada, cabe decir que si tiene mal sabor seguro que su pareja no querrá volver a repetirlo.