|RedacciónGabinete de Prensa Salud |


Empezamos el año nuevo con un horizonte de grandes posibilidades. Una niña y varios pacientes fueron salvados por un héroe anónimo en EsSalud, quien tenía el registro de donante en su DNI.

La vida del joven héroe, estaba destinado a lo más grandioso: Darle una segunda oportunidad a quienes ya no tenían esperanza, para que puedan continuar disfrutando la vida con sus familias y amigos.

«Cuando el medidor del ritmo cardíaco emitió su último sonido, se guardó un minuto de silencio. El diagnóstico era muerte cerebral. Luego, se convocó de emergencia a los especialistas en trasplantes de corazón, hígado, pulmones, riñones y córneas».

En madrugador ajetreo se trasladó a Instituto del Corazón (INCOR) y los hospitales Edgardo Rebagliati y Guillermo Almenara. Estaban enfrentando una lucha contra el tiempo para preservar la vida.

La intervención quirúrgica empezó a la medianoche y se prolongó por más de ocho horas, el INCOR logró que Araceli Gisele Bernuy Zelada, de solo 11 años, tenga ahora un corazón sano y potente para hacer realidad todos sus sueños.

Durante varios meses los exámenes médicos determinaron que padecía una grave cardiomiopatía dilatada, que demandada con urgencia un trasplante de corazón.

«La presidenta ejecutiva de Essalud, Fiorella Molinelli Aristondo, conmovida por el caso, publicó dos tuits haciendo un llamado a los familiares de pacientes muy graves para que donen los órganos de su ser querido y así puedan salvar vidas. Dios escuchó el clamor y las alarmas pusieron en movimiento a los mejores especialistas de la seguridad social».

Araceli comenzó a ser preparada desde la medianoche en el quirófano, mientras en otro ambiente similar del hospital Rebagliati otros especialistas guardaban un minuto de silencio en memoria del donador antes de iniciar la extracción del corazón donado.

«Mientras tanto, en simultáneo, otros equipos de especialistas en los hospitales Guillermo Almenara y Rebagliati trabajaban también para ganarle la batalla al tiempo y a la muerte, preparando a los pacientes que serían los receptores de los otros órganos».

El hígado y uno de los riñones del donante héroe fueron trasplantados a un jovencito de 16 años en el Almenara. Un adulto recibió los dos pulmones, en este mismo hospital.

«Las córneas devolvieron la vista a dos pacientes del hospital Rebagliati. El riñón restante será asignado a un paciente que sea menor de 18 años, de acuerdo a los puntajes que rigen para las asignaciones».

El donante, cuyo nombre es mantenido en reserva a pedido de sus familiares, está dando vida a un total de seis personas que recibirán la llegada del 2019 con fe y esperanza.

«A nombre de Essalud, el doctor Carlos Carvallo, gerente de Procura y Trasplantes, trasmitió a los familiares del donante su pesar por la irreparable pérdida y agradeció por la lección de solidaridad y amor que le han dado al país».


Con la información de Agencia Andina